19 de decembro de 2016

PREMIO LITERARIO PARA DAVID ESPARÍS GARCÍA

Compartimos a ledicia de saber que o noso alumno de 4º da ESO vén de recibir o 1º premio na cuarta edición do Concurso de Relatos de Terror que convoca a Biblioteca Ánxel Casal de Santiago de Compostela.
Cando recibiu o premio estivo acompañado dalgúns dos seus compañeiros de clase e no acto de entrega a súa profesora de Lingua e Literatura Galega, Ana Castiñeiras, fixo lectura do seu relato, que compartiremos con vós á volta das vacacións de Nadal.
Estas son algunhas das fotos que dan testemuña dun día inesquecible para el.







10 de outubro de 2016

BENVIDOS Á VOSA CASA



Un novo curso, a Biblioteca do IES de Sar abre as súas portas co convencemento de que entre estas catro paredes enraíza parte do mellor futuro dos nosos alumnos.
Ao pé de Belvís e Mazarelos, a nosa biblioteca érguese como un gran faro de luz e saber. Dende as nosas cristaleiras albíscase ese futuro que cada un dos nosos alumnos tenta ler aí fóra, onde os libros beben, onde os libros enchen as súas alforxas de experiencias únicas e transferibles que chegan a nós coa morna inxección do coñecemento, coa solidaria empatía da lección lenta, repousada, enriquecedora.
Libros de literatura, de arte, de filosofía, cómic. Libros de palabras que esperan por ti. Libros de imaxes que te ven desoutro lado. Libros que te buscan, nos que podes recoñecerte aínda que ti de momento non o saibas.
Abrir un libro é como entrar nunha casa baleira, decoñecida, chea de recantos acolledores.
Nas túas mans está deixarte acoller por esas casas.
O equipo que coordina a Biblioteca do IES do Sar traballa para que este faro, dende o que se albiscan todas esas casas, sexa acolledor.
Para que este faro guíe o teu camiño de estudante e o sintas como propio.





7 de marzo de 2016

Muere Umberto Eco, el sabio que llegó al público

ADIÓS A UN TITÁN DE LA CULTURA

El semiólogo, autor de medio centenar de ensayos sobre múltiples temas, impulsó el placer de la lectura a 30 millones de personas con ‘El nombre de la rosa’ros
PABLO ORDAZ/ EL PAÍS




Umberto Eco, en la Universidad de Burgos, en 2013. Cristóbal Manuel / REUTERS-QUALITY

Odiaba los lugares comunes y las frases hechas, y tal vez para evitar las inevitables —“Italia está de luto”, “Ahora somos más pobres”, “El hombre que lo sabía todo”—, el escritor, filósofo y semiólogo italiano Umberto Eco dispuso que la noticia de su muerte, acaecida la noche del viernes 19 de febrero a los 84 años en su casa de Milán, fuese acompañada por la de la publicación de un nuevo libro, como una invitación a recoger el testigo de su mirada crítica, a veces divertida y a veces voraz, de ese ensayo del mundo que es Italia. “A la hora de su muerte”, dijo el editor Mario Andreose tras dar el pésame a su familia, “los deseos de Eco eran coherentes con su vida profundamente laica". Su despedida, por tanto, se celebrará el martes en un acto civil en el Castello Sforzesco, una joya arquitéctonica del siglo XV que el autor de El nombre de la rosa (vendió 30 millones de ejemplares) y El péndulo de Foucault podía ver desde la ventana de su casa.

A la mañana siguiente de conocerse la noticia, los alumnos de Eco se acercaron a la plaza Castello para, silenciosamente, dejar rosas blancas bajo la casa de un maestro que, como escribe Juan Cruz, “era un sabio que conocía todas las cosas simulando que las ignoraba para seguir aprendiendo”. Esa es la clave. Umberto Eco nunca atropelló a nadie con su infinita sabiduría. De ahí que, de todos los artículos laudatorios que publica la prensa italiana, tal vez el que menos chirría con el carácter de Il Professore sea el del periodista Gianni Rotta en La Stampa de Turín: “Filósofo, padre de la semiótica, escritor, profesor universitario, periodista, experto en libros antiguos: en cada una de sus almas Umberto Eco era una estrella internacional, pero con sus estudiantes, lectores, colegas, jamás Eco exhibió la pose snob que tal vez otros escritores sí habrían adoptado de haber publicado best sellers como El nombre de la rosa o El péndulo de Foucault. Umberto Eco reía, se informaba de las novedades y —encendiendo un cigarro— contaba la última broma antes de presentar una nueva teoría lingüística”. Ese, y muchos otros, era el intelectual que ahora despide Italia.


Abandono de la fe

Hijo de comerciantes, Umberto Eco nació en la ciudad piamontesa de Alessandria en 1932. Formó parte activa de los movimientos juveniles de Acción Católica, estudió Filosofía en Turín y se doctoró en 1954 con una tesis sobre la estética de Santo Tomás de Aquino, quien, según publicó entonces en una nota irónica, tuvo mucho que ver con su descreimiento progresivo y su abandono final de la Iglesia católica. Aquella nota rezaba: “Se puede decir que él, Tomás de Aquino, me haya curado milagrosamente de la fe”.
A sus coetáneos les asombraba, como subraya Gianni Rotta, que “un semiólogo, un crítico, todo un filósofo, se ocupase de cómics, o que un profesor predicase que, para entender la cultura de masa, antes hay que amarla, que no se puede escribir un ensayo sobre las máquinas flipper sin haber jugado con ellas”. Durante los años sesenta trabajó como profesor agregado de Estética en las universidades de Turín y Milán y participó en el Grupo 63, publicando ensayos sobre arte contemporáneo, cultura de masas y medios de comunicación. Entre estos ensayos los más conocidos son Apocalípticos e integrados y Obra abierta. El semiólogo también fue catedrático de Filosofía en Bolonia, en la que puso en marcha la Escuela Superior de Estudios Humanísticos, conocida como la Superescuela, porque su objetivo es difundir la cultura entre licenciados con un alto nivel de conocimientos. También fue fundador de la Asociación Nacional de Semiótica, de la que aún era su secretario.



SU LIBRO PÓSTUMO APARECE EL PRÓXIMO FIN DE SEMANA


A finales del pasado mes de noviembre, Umberto Eco —junto a Sandro Veronesi, Hanif Kureishi y Tahar Ben Jelloun— decidió fundar una nueva editorial, La nave di Teseo, tras oponerse sin éxito a la fusión entre Mondadori y el grupo RCS. Fue la última batalla de un escritor que desde hacía dos años luchaba contra el cáncer sin perder jamás tres de los rasgos de su carácter: la curiosidad, la ironía y un vaso de whisky . “Ha trabajado hasta el final”, contaba ayer el editor Mario Andreose, “exceptuando los tres últimos días. Escribía y escribía, era un trabajador formidable. A pesar de que desde hacía dos años tenía problemas de salud, continuaba trabajando”. En su libro póstumoPape Satàn Aleppe —construido a partir de las columnas que publicaba en el semanario L’Espresso—, está, según su editor, “la historia de los últimos 15 años, de ahí su subtítulo:Crónicas de una sociedad líquida”.Dice su editor que hay pasajes que son de una comicidad espléndida, y otros en los que Eco “analiza la identidad del papa Francisco, al que tenía en gran estima”. Su publicación se ha adelantado al próximo fin de semana.

La última de las obras de su fecunda carrera, Número cero, una mirada crítica del gran experto de la comunicación sobre la crisis del periodismo. La trama de Número ceroestá ambientada en 1992, un año clave de la historia italiana por el caso Tangentopolis, y se desarrolla en la redacción de un periódico en ciernes donde confluyen todas las plagas que golpeaban el país: la logia masónica P2, las Brigadas Rojas, el fin de una era y la aparición de otra con Silvio Berlusconi a punto de saltar al escenario. Eco combatió a Berlusconi—su antítesis total— de forma frontal, pero a quien le preguntaba si el protagonista turbio de su novela estaba inspirado en el líder de Forza Italia, le respondía: “Si quiere ver en Vimecarte un Berlusconi, adelante, pero hay muchos Vimecarte en Italia”.

Tras su muerte, tanto políticos como intelectuales han intentado apresar su personalidad. Según el jefe del Gobierno italiano, Matteo Renzi, Umberto Ecco fue “un gran italiano y un gran europeo”. Por su parte, el presidente de Francia, François Hollande, se acercó un poco más al referirse a él como un inmenso humanista, que se interesaba por todo y que estaba “igual de cómodo con la Historia medieval que con los cómics”. Como subrayó Hollande, “nunca se cansó de aprender y de transmitir su inmensa erudición con elocuencia y humor”.

En cierta ocasión, Umberto Eco dijo: “El que no lee, a los 70 años habrá vivido solo una vida. Quien lee habrá vivido 5.000 años. La lectura es una inmortalidad hacia atrás”. El viernes a las 22.30, en Milán, frente al castillo Sforzesco, Italia perdió un pedazo de inmortalidad.

25 de xaneiro de 2016

A CULTURA DO GRAFITI

Compartimos este documental sobre a cultura do grafiti.
Sabemos que entre o noso alumnado hai moitos afeccionados e artistas interesados neste movemento estético de asentamento fundamentalmente urbano.
Podedes velo neste enlace a La Noche Temática




12 de xaneiro de 2016

PINTURA MUSICADA

Botádelle un ollo a este videoclip realmente logrado.
Cadros ben coñedidos da Historia da Arte recreados a ritmo de pop-rock e dun bo sentido do humor.
A ver cantos recoñecedes...


A solución aquí.

30 de novembro de 2015

GAÑADORES DOS CONCURSOS DO SAMAÍN

   
   
    
              

                                     





Diego Calvo / 1º BACH. A

 Noa Ferraces / 2ºESO    







 Alba Martínez Sánchez / 1º BACH. A








HA SIDO TODO UN PLACER

Cierro los ojos, inspiro y me juro otra vez que nada de esto ha ocurrido alguna vez en este cuarto. Siempre sigo el mismo procedimiento. Primero voy a mi edificio; a las doce menos ocho minutos, exactamente, saludo a mi buena vencina Elisabet con un " Buenas noches", acompasado de un guiño de ojos y ella me corresponde con otro guiño. Al llegar, voy directo al fregadero, donde me espera mi preciosa gata Kill y me lavo las manos llenas de sangre, como símbolo de purificación. Cuando suena la tercera campanada desde el reloj del salón, que indica la media noche, llamo a mi cliente y se lo confirmo con un " Ha sido todo un placer", y cuelgo.

Cojo la lista de mis encargos y añado el nombre de Henry Wilson. La gente diría que es una larga, larga lista negra, pero es de un blanco casi impoluto, a pesar de las manchas de ceniza de mis cigarrillos. Soy meticuloso. Todas las noches recito los nombres de cada víctima y rememoro cómo las he matado, paso a paso, grito a grito. Es toda una obra de arte en sí.

Luego Kill me da las buenas noches con un cariñoso ronroneo; siempre adivina cuándo termino de recitar mentalmente mis " obras maestras", y cada uno se va a su cama.

A menudo me río de las personas racistas, homófobas, machistas, etc., ya que una vez que has matado a gente de todas las razas, tanto hombres como mujeres, con sus respectivas orientaciones sexuales, te das cuenta de que en realidad todo da igual. Todas las vidas dependen de un hilo, y yo tengo la tijera afilada.

Finalmente rezo un Ave María y sueño dulcemente con la cara de mi siguiente encargo.



INÉS SANTOS ACUÑA 1º Bacharelato B/Artes      

        

16 de novembro de 2015

PREMIO PARA UNHA EXALUMNA DO CENTRO
















Adriana Barreiro gaña o premio á mellor colección de traballos de fin de carreira do alumnado da Escola de Arte Mestre Mateo de Compostela. Reproducimos a entrevista que lle fan en La Voz de Galicia (11 de novembro 2015) con motivo da concesión do premio: 

POR JOEL GÓMEZ/ LA VOZ DE SANTIAGO

A colección de Adriana Barreiro, graduada en Deseño de Moda na Escola de Arte e Superior de Deseño Mestre Mateo o curso pasado, foi a gañadora no concurso organizado polo centro para 13 estudantes que finalizaron esta carreira. Recebeu un premio de 500 euros, concedido por el Corte Inglés, e decidido por un xurado integrado por persoas especialistas, relacionadas con coñecidas empresas do sector. «Esta é unha colección calma, composta por seis estilismos, todos en cores brancas, moi neutras, onde os toques de máis cor eran os bordados en zonas moi localizadas do corpo», explica ao ser preguntada por este traballo. 

-¿Que supón este premio?
-É o broche final á carreira, que finalicei o curso pasado.

-En febreiro representou a Mestre Mateo, en Madrid, na final do concurso estatal de escolas de moda, Talento & Co., ¿teñen relación os dous traballos? 
-Si, ao ser duas coleccións tan próximas hai detalles que coinciden, onde se nota que traballei nas dúas, como utilizar tecidos naturais, algodóns e las. 

-¿Como valora a participación nese concurso estatal? 
-Ese concurso foi un enorme desafío para as cinco estudantes que representamos ao centro; porque Mestre Mateo era a única escola de moda pública finalista, as outras eran privadas, e moi coñecidas, polo que pensábamos que tiñan moitos máis medios que nós. Ter conseguido o segundo premio foi un bo resultado, e unha experiencia moi interesante. 

-¿Que fixo ao acabar os estudos?
 -Ao finalizar a diplomatura fixen o curso ponte para o grao de Deseño de Moda, e conseguín emprego nunha empresa de Arteixo, que é provedora de varias marcas de moda moi coñecidas. 

-¿Responde este emprego ás súas expectativas?
-Si, deseño estampados e complementos e estou moi satisfeita. Resulta gratificante poder aproveitar as ensinanzas dos estudos de Moda de Mestre Mateo, e tamén en parte as do bacharelato artístico, que estudei no IES de Sar. 

-¿Que proxectos ten agora? 
-Traballar, e non descarto participar en máis certames de moda. Participar en concursos favorece a creatividade, permite manter a parte máis creativa da profesión, na patronaxe e na confección, e estar ao día en aspectos que, coa rutina laboral, poden ficar máis esquecidos. 


19 de outubro de 2015

LUGARES DE BELEZA E DE LECTURA



Unha libraría é un lugar de encontro. Cos libros, cos seus autores, con nós mesmos. Cada libraría, cada biblioteca busca o seu lector, os seus lectores.
A biblioteca do IES de Sar tamén abre as súas portas para ofrecerche ese diálogo coa palabra que nos fai mellores persoas e nos ensina a comprender doutro xeito, a ver dunha maneira diferente, a desandar a vida ou a ficción na que outros viviron antes e decidiron deixar a porta entornada para que ti sintas a necesidade e a curiosidade de entrar.
Os libros son portas entornadas.
Achégate sen medo e descubre o seu interior.

De seguro que cada un de vós ten a súa libraría favorita, mais estas son algunhas das librarías máis fermosas do mundo. Esas que reclaman a nosa atención dun xeito tentador.
Beleza e lectura son pólas dunha mesma árbore: a necesidade de coñecer.

13 de outubro de 2015

ELOGIO DE LA LECTURA, por José Antonio Marina



Me sería muy fácil hacer un apasionado elogio de la lectura y cantar sus maravillas. Caí bajo su hechizo cuando era adolescente, y aún continúo gozosamente sometido a su influjo. Pero no voy a hacer una alocución para los convencidos. No voy a animar a la lectura a los que ya son lectores. No me dirijo a alumnos, ni a padres, ni a docentes, sino a los ciudadanos. Hoy me gustaría convocarles a una gran movilización en favor de la lectura. Y hacerlo seriamente, dramáticamente incluso, porque leer no es un lujo ni una satisfacción privada. Es, ante todo, una necesidad social, de la que va a depender la calidad de nuestra vida y de nuestra convivencia. Ya sé que vivimos en tiempos de nuevas tecnologías, que ponen el mundo al alcance de un click. Pero esas maravillosas posibilidades resultarán inútiles si no sabemos aprovecharlas. Un burro conectado a internet sigue siendo un burro y, por ello, lo que necesitamos es que delante de las pantallas de los ordenadores haya gente ilustrada, culta, lectora, capaz de internarse animosamente por los espléndidos caminos del lenguaje, da lo mismo que sea a través de las líneas electrónicas o de las líneas de un libro.

La lectura nos permite acceder a la cultura, que no es otra cosa que la experiencia de la humanidad, sin la cual caeríamos en un primitivismo zafio. Pero, además es la gran herramienta para mejorar nuestra relación con el lenguaje. Y este es un asunto de gran envergadura, porque nuestra inteligencia es lingüística. Pensamos con palabras, nos entendemos con palabras, hacemos proyectos con palabras. No solo hablamos con los demás, sino que continuamente hablamos con nosotros mismos, nos explicamos nuestra vida, comentamos lo que nos pasa, gestionamos nuestra memoria haciéndonos preguntas. Mantenemos un permanente diálogo con nosotros mismos, hostil o amistoso, y sería bueno que no fuera destructivo ni deprimente, sino que nos diera fuerza y claridad.

Todavía hay más: también nuestra convivencia es lingüística. Vivimos entre palabras, nos entendemos o malentendemos gracias a ellas. Cuando el lenguaje falla, la violencia aparece. Y no hay mejor medio que la lectura para adquirir esos mecanismos lingüísticos que son imprescindibles para una vida verdaderamente humana.

Por último, la calidad de la democracia también depende de la lectura. Lo primero que hacen los dictadores es censurarla, prohibirla o, al menos, disuadir de ella, porque saben muy bien que la lectura es el gran enemigo de la tiranía. Cuando no se sabe comprender un argumento, o se siente la pereza de buscar información, o se vive pegado al televisor, se acaba sometido a la sugestión del grito, la consigna, el clip publicitario, el convencimiento fácil, el insulto. Y todo esto es la antesala de la sumisión.

Por eso, mi llamada a los ciudadanos, mi invitación para que colaboren en esta movilización, no quiere limitarse a recordar que leer es un placer, que estimulará la fantasía, que les permitirá hacer navegable su alma, sino que aspira a hacerles reflexionar sobre la transcendencia social de la lectura. Necesitamos una democracia de lectores, necesitamos mayorías ilustradas, necesitamos recuperar la sabiduría de vivir, el sentido de la historia, la comprensión de nosotros mismos y de nuestros sentimientos, cosas que solo los libros nos proporcionan. Las imágenes son emocionantes, conmovedoras, pero mudas. Solo las palabras, el discurso, permite captar su sentido, serenar la pasión mediante la idea, encontrar un acuerdo que no sea una rendición, iluminar el mundo y su memoria.




José Antonio Marina, profesor y filósofo.

5 de outubro de 2015